Beto Cabrera, el "magic" argentino

Alberto Pedro Cabrera o el "Beto", el "Mago" o simplemente "Mandrake", nació el 16 de diciembre de 1945 en Bahía Blanca.
Con 1.86 metros y jugando de base, paseó su talento por las canchas de todo el país, siempre defendiendo los colores de su querido Estudiantes (Tuvo un paso Gimnasia de La Plata también).

En su club de origen cosechó nada más y nada menos que 17 títulos.

Su nivel lo llevó a jugar en los seleccionados de Bahía Blanca (con los cuales obtuvo 12 logros), de Buenos Aires (9 títulos) y de la Argentina, en el cual jugó por 8 años y se consagró campeón sudamericano en su ciudad natal.

Participó en los mundiales de 1967 en Uruguay y 1974 en Puerto Rico, promediando 11,5 puntos por partido.



Anécdotas

Una de las anécdotas que lo pintan de cuerpo entero a lo que era el Beto fue la que contó alguien muy allegado a él, Juan Enrique Grofsmacht:

"Durante un campeonato argentino de basquetbol que se hizo en Córdoba; el equipo de Provincia de Buenos Aires llegó a la final gracias a la calidad y la experiencia del Beto.

Provincia perdió la final con Santa Fe. (¡¡Alguna vez tenía que perder!!!) Cuando terminó el juego, Cabrera me pidió que lo llevara en auto a Bahía Blanca. Me dijo que tenía algo que hacer y no me dijo qué.

Manejé toda la noche mientras "Beto" dormía, y llegamos temprano a nuestra querida ciudad. Poco antes, cuando se despertó, charlamos unos minutos sobre el torneo: me contó que se sentía mal porque había errado algunos tiros importantes, algo que debía corregir.

Aproximadamente a las 8.30 lo dejé en su casa.
-¿Me esperás un minuto que entro y salgo y me acercás a otro lado? -me dijo.
Volvió enseguida vestido con ropa deportiva. En una mano llevaba una percha con traje, camisa y corbata y un bolso. Se subió de nuevo al auto y pidió:
-Vamos hasta Estudiantes, que tengo un par de horas para practicar y corregir los tiros que erré.


Otra anécdota lo lleva hasta su mismísima luna de miel:

A mediados de mayo de 1968, mientras disfrutaba en Bariloche con María Beatriz Ortigoza, Cabrera no pudo evitar entrenarse para el Campeonato Argentino de Mendoza, que comenzaría dos semanas después. Por eso, por más de una hora, su esposa debió alcanzarle la pelota en el solitario gimnasio del Club de Bomberos Voluntarios, mientras él tiraba y tiraba al cesto como poseído por su pasión.


Aquí un video sobre la historia de "Mandrake"


2 comentarios:

  1. Inolvidable. Una lástima que no haya más imágenes fílmicas, teniendo en cuenta que se retiró en el 84'. Pero volver a verlo jugar emociona, realmente. Un tipo que nació fuera de época. Como dice el Loco Montenegro que lo enfrentó, "Beto jugaba el basquet de hoy 30 años antes". Gracias por recordarlo

    ResponderEliminar
  2. beto cabrera dijo que en su juventud admiraba mucho a un jugador cordobes que por esas cosas de la vida tuvo que hacer el servicio militar en bahia blanca... ese jugador era nada menos que Hugo El Mono Olariaga, jugador de Los Cóndores y de General Paz Juniors... Un monstruo de la naranja...Alguna vez dijo que se fijò mucho en Olariaga por gran habilidad y capacidad de manejo de juego.

    ResponderEliminar